el Gulag de Podemos

Hasta que repasé detenidamente los documentos pensaba, como si me hubiera dado 1 corazonada, pues de hecho el corazón también tiene neuronas, aunque menos que el cerebro, que Lucía Méndez, apodada la Digna en el libro el Director de David Jiménez, era la autora de la entrevista a Corinna Larson que supuso la abdicación del anterior monarca. Como la firma, pues solo conozco del asunto el relato de cómo la consiguió, viene al final del texto en pequeño, se me pasó por la imaginación dejarlo en nebulosa, como el resto del asunto declarado secreto de sumario en la Audiencia Nacional, donde es pieza separada del caso conocido como #lascloacasdeinterior, de forma que pareciera otra coincidencia imposible con el comisario de policía jubilado Villarejo haber entrevistado y luego publicado en momentos no menos decisivos a la famosa princesa y amante ni siquiera disimulada del rey anterior. Da la casualidad que conocí personalmente a Ana Romero, corresponsal en la casa real española del diario el Mundo, trabajando ambos en otros periódicos de la competencia, pero bien relacionados hasta el punto que si Ana Romero hubiera sido la Digna, al menos como periodistas tendríamos pruebas evidentes de mérito, mucho más que el autor del que califican de libelo de cotilleos y la impostora, y por supuesto el comisario. Yo sí pondría la mano en el fuego por Ana Romero, pero como solo vieje al caso de manera transversal, la noticia de hoy mismo es que Lucía Méndez y el comisario de policía jubilado y encarcelado Villarejo, piensan y dicen sin rubor que el tema del robo a la asistenta de Iglesias en 2016, aunque con datos no solo sensibles, sino publicados desde el 2º semestre de 2014, nos alertan de que está siendo convertido en el MacGuffin de las elecciones generales, pese a que Bousselham ni siquiera sabe si podrá ser candidata a las autonómicas de Madrid en mayo. Por lo que a mí respecta, me interesa 1 pimiento el efecto político de tal cosa, si lo tuviera, pero la verdad es que me interesa el asunto como tal, móvil incluido, que además es puramente de cotilleo. Es en ese sentido que interesa al candidato Iglesias realmente como maniobra de distracción de cualquier otro, encuestas, descalabro de su formación política que queda reducida a la mitad e incluso desaparece en muchas plazas, incluso el propio caso del que se presenta como víctima y perjudicado, pues nunca desmintió el contenido publicado, y la supuesta noticia que se inventa, danto por descontado que los pagos de Irán hasta los declara en la renta, la cuenta falsa procedente de Venezuela en 1 paraíso fiscal, sobre la que no caben más desmentidos, judiciales, periodístico, Maduro, el propio banco, del que por lo mismo es rigorosamente imposible que aparezca en ningún móvil, ni siquiera el de su asistente que se pasó el que fue su 1º acto de campaña, mirando el nuevo.

Image 01

Con toda seguridad, la mayor y más inagotable fuente de filtraciones periodísticas son otros periodistas, a los que no viene bien, no son capaces de sacarles jugo, incluso los que bregan para que no se publique lo que sea y llegan a jactarse después, hasta con pésimo gusto y en asuntos de la máxima gravedad. Pero lo que no sabe la mayoría de la gente, como si la exclusiva publicada tuviera ruido, e incluso alarmas y sirenas, normalmente vienen preferidas de lucha más intensa que la de encontrar aparcamiento cerca de la diputación de Cádiz, sea la competencia, trabajadores descontentos, parejas, familiares, a toda costa, por supuesto contra los perjudicaos que luchan por evitarlo con todas sus fuerzas y no menos efectivos. Siempre tiene más mérito si alcanza o perjudica a los más poderosos. De las filtraciones que se atribuyen a Julian Assange, las de la campaña contra Hillary Clinton, en realidad su asistente con aficiones sexuales muy parecidas a las del marido con las pertinentes pruebas más comprometedoras y de peor gusto que el vestido manchado de semen de su becaria, y sobre todo las de Catalunya mucho más relacionadas con los atentados de agosto 2017 que con el llamado procés que ni siquiera parecen entender sus protagonistas, otras menos conocida como la Operación Hotel, también conocída como Invitado, que consistía en sacar al australiano de la siniestra embajada en las que estuvo encerrado casi 7 años, son realmente los servicios secretos rusos bajo la firma o marca de su organización WikiLeaks. En España llevamos meses que se incendian plantas de reciclaje, casi como en otros países se achicharran redes de espionaje, que puede ser otro motivo de publicación de los propios, y no tanto ganar dinero con la publicación, otra falacia recurrente, como ahorránsela los propios filtradores, también conocidas como fuego amigo, de las palabras más contentas o mentadas en estos casos, pues no todos, especialmente los mencionados se distraen con la tinta del calamar o el aparatito. Lo digo porque en la época que se quemaban almacenes al final de la temporada de rebajas, 1 de esas me tocó trabajando en la prensa local, y con el periódico en cuadro con la gente de vacaciones. Además de enterarnos fácilmente, pues casi siempre se ve el humo por donde vivo, en 1 arranque de genio, el director o pelota máximo que nunca salía de la oficina en la que alguna vez también fueron a buscarlo, y no de buenas maneras, se me coló de copiloto hasta que en el terreno en el que practicamente nos conocíamos de otras veces, tanto policías como bomberos y otros periodistas, excepto el lameculos del medio que no hacía más que decir:
- Esto fue provocado, dirigidas al corresponsal del medio de comunicación nacional más importante y con su apodo poco o nada parecido a su firma que me ahorro como la aldea en la que empieza el Quijote. A mi favor, puesto que se había bajado de mi coche, cuando se acercaba la comitiva judicial, peritos del seguro, cualquier otro parecido, avisan a los periodistas, recuerdo otra vez comprometida que llegó 1 juez famoso conduciendo su propio coche, y nos dejaron hacer fotos después por cómo bajamos e incluso guardamos las cámaras cuando nos lo pidió. Cuando hubo sentenciado el asunto, se fue hacia el coche que había dejado convenientemente alejado al ser el incendio del almacén tan a conciencia que llegó hasta la fachada y el expositor, fue la única que vez que me dirigió la palabra el corresponsal del medio principal al que el director del mío consideraba máxima autoridad sobre el terreno.
- ¿Por qué me habla este gilipollas como si me conociera de toda la vida? Ni siquiera le contesté, pues igual que el resto de periodistas, sabía que tenía familiares en las altas esferas, y además de no apreciar ni darme por enterado siquiera de sus exclusivas, igual que mis compañeros colaboradores, cuando pasábamos cerca del fax, que era lo que se estilaba entonces, y veíamos alguna hoja con membrete de la policía de sus actuaciones casi como las de los telediarios, hacíamos todo lo posible para hacerla desaparecer tanto por la papelera como por el servicio, pues como cobrábamos casi la pieza y a veces los gastos generosamente, aquellas eran las que escribía y se anotaba el pelota que nunca salía de la oficina, mientras que en el resto de noticias no necesariamente de sucesos policiacos, daba casi lo mismo que le fuera, pero para la ocasión y el caso puedo asegurar que en alguna ocasión lo supe con anticipo porque nos poníamos de acuerdo para publicarlas todos a la vez cuando ya había salido la edición del corresponsal principal que jugaba con tanta ventaja. Casi conozco menos a Eduardo Inda que a Julian Assange, con el que me jacto de haber mantenido alguna conversación en la que me consultaba detalles tan importantes como el abogado que luego se echó, y motivo por el que lo supe, pero en lo que leí sobre él antes de su encierro, y sin disimulo, otros miembros de su organización le acusaban de notario, 1 ansia viva por llamar la atención y convertirse en protagonista del asunto, muy parecida a la del director de mi periódico la vez que salió de la oficina, mientras que el corresponsal del medio principal, los policías de a pie, cualquier otro personal de oficio tan reconocible como el de periodista, procurábamos pasar desapercibidos, que es lo propio del papel o papeles que nos tocan. Ni siquiera creo que haya tanta diferencia entre el pasado y el presente, si no fuera porque la nueva jerarquía la eligen máquinas o artilugios conocidos como content management server, CMS por sus siglas, pero tan servidores automatizados como el de correo electrónico y páginas web, jodidos robots que son putas máquinas para las que quieren dar la nota a toda costa y significarse hasta cuando sería recomendable lo contrario, con la diferencia que no hay ningún robot tan rematadamente tonto como los pelotas y lameculos de toda la vida.

More

#tarjetasblack a la saca #saqueocajaMadrid

A la máquina del fango, tal como fue descrita por Rubalcaba en 1 #debate contra Rajoy cuando ambos pugnaban por la presidencia del gobierno, solo hay que añadir a los editoriales, columnas y presuntas informaciones que además de los telediarios y programas de reality político, a día de hoy hay digitales, páginas web, blog e incluso cuentas en #SocialMedia (muchas veces los telediarios magnifican lo que dicen los personajes por estas cuentas, no solo Trump) con prestigio y atención ajena suficiente como para tenerlos en consideración, incluso por la gente que se maneja y presume de móviles analógicos antiguos, pues antes ni móvil. En este sentido, la intervención encubierta de los Mossos d´Esquadra Catalunya por parte del gobierno de Rajoy, que igual que Rubalcaba también fue ministro del interior, y 1 de los muchos errores que cometen sus adversarios es menospreciarlo, vino precedida de noticias según las cuáles Zoido pasaba los #finde en Sevilla, puesto que la orden sin debate de ningún tipo, como manda la Constitución Española de 1978 por más que el PP tenga mayoría absoluta en el Senado, se produjo en sábado al filo del mediodía, después se ha sabido en letra pequeña que el ministro del ramo no solo estaba en Sevilla, si no además en el entierro de 1 familiar. Desde mi punto de vista, el propio Ignacio González, que recomendó a Zoido limpiar #lascloacasdeinterior a cualquiera de los que ha resistido, aunque sea del perfil del pequeño Nicolás o Carromero, puede estar tras esa orden abiertamiente inconstitucional, incluso si prejuzgar la respuesta que merezca y tenga en Catalunya y otros partidos. Y 1 vez más es 1 placer citar la novela y película titulada La llave de cristal de Hammett, que realmente se trata de la contraseña de 1 caja fuerte donde está la pasta y se ambienta en 1 contienda electoral. En realidad, lo que le quieren quitar o lo que sea que quieran hacer a los Mossos es la contraseña de su cuenta en la Red, que en estos casos, también la novela y película, es algo parecido a la fórmula secreta de la Coca Cola. Me temo que suene presuntuoso y levante resquemores, pero ya en 1998 y siendo yo profesor de fotografía, 1 alumno sobradamente preparado que me quiso rectificar 1 contenido, al pedirme mi correo electrónico y decir yo que no tenía -no negarme dárselo como se acostumbra, me hizo ver que eso era realmente atrasao en ciertas especialidades y ocupaciones. Ahora, y en mi humilde entender, se trata de las cuentas, páginas web y blog lo que convierte en atrasao repulsivo al típico troglodita que formatea los equipios informáticos y se lía a martillazos, Curiosamente me pasó algo parecido en el reclutamiento de profesores para impartir cursillos de webmaster del paro con candidatos que solo les ha llegao la convocatoria por SMS y no por correo electrónico. Me reservo la opinión, y más si lo que se pretende enseñar es eso, pero respecto del medio digital y al tratarse de 1 convocatoria en mi pueblo, en atención al funcionario administrativo que no tiene por qué residir en el sitio ni abrir ni visitar páginas, aunque sí correo electrónico y trato afable con los que recuerda nuestras caras de otras ocasiones, y no porque aparezcamos mucho en la tele o en carteles de se busca, he insistido en que los papeles estaban completos y en regla, pero respecto de los que tienen que hacer la selección y decidir:
- Aquí ya me conocen, que sería de mí si en mi propio pueblo no me conocieran por contenidos parecidos a lo que quieren enseñar, pero 1 vez más y sin querer molestar a nadie, sigue siendo temeraria la confusión generalizada del hardware con el software, y no lo digo solo por la incautación y cierre de correos electrónicos, cuentas en la Red, blog, patadas directores de medios digitales y analógicos, alguno de ellos realmente de mérito, presentadores de programas, gestores y autores (me niego a decir diseñadores) de páginas web, blog, si no también en la desapariciones de Diana Quer y otras que manejan lo que sería la máquina desde el punto de vista de estos atrasaos tan prepotentes que lo único que se les ocurre es ir a borrarla y romperla. En estos casos, siempre recuerdo 1 artículo de opinión de Leopoldo Alas Clarín, el autor de La Regenta y catedrático de Derecho, pero cargando contra profesores de lenguas que no conocían, como el Grinko, por el griego por haberse formao en seminarios de curas y monjas, o academias de policía, y luego querer o necesitar dedicarlos a cualquier otra cosa. Más dignos los bedeles, alguno de ellos lisiao, que nos daban las notas en la universidad, pero además de no considerarme viejo ni desactualizao respecto de los nuevos medios, sí puedo asegurar que alguna vez que recibí cursos de lenguas muertas y otras impartidas por desconocedores de la materia hasta límites insospechaos puedo asegurar que eso no va a ningún lado ni vale para nada, y menos en situaciones tan exigentes que ya los conocimientos reales y demostrables siempre parecerán poco. Solo deseo que las presuntas víctimas de los intrusos se lo hagan pasar realmente mal a los tecnófobos, aunque no tanto como esos profesores que acaban llorando sus clases por su evidente falta de conocimiento en la materia, que también los ví por desgracia. Cuando suena la campana electoral, tanto más si repica, conviene volver a insistir que la mayoría de pingües negocios que a algunos nos parecen corruptos, consiste básicamente en distraer dinero público para otros fines, personales, de organizaciones diversas, muchas de ellas poco recomendables, por lo que la votación es 1 ocasión excelente de cerrarles e incluso quitarles la caja. Como ya viente siendo recurrente, La llave de cristal de Hammett, de la que también se hizo película protagonizada por Veronica Lake entre otros, es la mejor pieza cultural ambientada en campaña electoral. Salvando la distancias siderales, en su caso 1 corredor de apuestas 1 poco fullero, la clave de la caja fuerte creo yo que se puede trasladar a la contraseña de móviles, algo realmente difícil de desentrañar solo al alcance de servicios secretos principales, mientras que las palizas, peleas e incuso asesinatos de la novela y la película, algo parecido a la muerte en vida, zombificación como la caída en desgracia con todos los teléfonos pinchaos, agentes dobles en el servicio, encierros y encarcelamientos rigurosos, cualquier otro que se ocurra sin llegar a las manos o las armas, y la consiguiente escandalera. Como ha referentes de actualidad, como por ejemplo Jesús Gómez, todavía diputado autonómico en Madrid, que descerrajó o reventó la cuenta trampa Suiza de Ignacio González, la propia grabación del Eroski de Cristina Cifuentes, o el presidente autonómico actual, me ahorro realmente hacer spoiler de la novela, cuya lectura me parece tan entretenida como farragosa, pues se trata de otro de esos estilos escuetos para tramas intrincadas, que obligan a empezar la lectura desde el principio si no te la acabas del tirón.

Instagram
eXp. @ACADEMIA15M
Previsualizar Visitar

oreja de Judas #seTas
Previsualizar Visitar

los 5 avisos
Previsualizar Visitar

bar free @OccupyInferno
Previsualizar Visitar

juegos de troll
Previsualizar Visitar

pedos del Diablo
Previsualizar Visitar

academia quiXote
Previsualizar Visitar

el ojo aventurero
Previsualizar Visitar

el Gulag de Podemos
Previsualizar Visitar

SELECT_-*-_post
Previsualizar Visitar

la zancadilla de Petra
Previsualizar Visitar
More
Image 01

el Gulag de Podemos

More
Image 02

Robert Capa en España

More
Image 03

intervención digital y la otra

More